Qué enfermedades te dan la incapacidad absoluta: descubre cuáles son.




La incapacidad absoluta es una situación en la que una persona no puede realizar ninguna actividad laboral debido a su estado de salud. En términos legales, existen ciertas enfermedades que pueden llevar a una persona a obtener esta incapacidad absoluta, lo que implica que no podrá trabajar y tendrá derecho a recibir una pensión por parte del sistema de seguridad social.

Es importante destacar que cada país tiene su propio sistema de seguridad social y criterios para determinar las enfermedades que otorgan la incapacidad absoluta. Por lo tanto, los siguientes ejemplos son generales y pueden variar dependiendo del lugar donde se encuentre.

Una de las enfermedades más comunes que puede llevar a la incapacidad absoluta es el cáncer en etapas avanzadas. En estos casos, la persona puede estar sometida a tratamientos intensivos que le impiden llevar una vida normal y trabajar. Además, el cáncer puede afectar diferentes órganos del cuerpo, lo que dificulta aún más la capacidad de realizar cualquier tipo de labor.




Otra enfermedad que puede otorgar la incapacidad absoluta es la Esclerosis Múltiple, una enfermedad crónica que afecta al sistema nervioso central y que puede causar daños irreversibles en las funciones motoras y cognitivas. Los síntomas de esta enfermedad varían de una persona a otra, pero en casos graves puede ser imposible llevar a cabo cualquier tipo de trabajo.

Enfermedades mentales graves como la esquizofrenia o el trastorno bipolar también pueden dar lugar a la incapacidad absoluta. Estas condiciones pueden afectar gravemente la capacidad de una persona para llevar una vida normal y desempeñar un trabajo de manera adecuada.

En algunos casos, enfermedades crónicas como la fibromialgia, el lupus o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) también pueden llevar a la incapacidad absoluta. Estas enfermedades pueden causar dolor crónico, fatiga extrema y limitaciones físicas que hacen imposible realizar cualquier actividad laboral.

Es importante destacar que obtener la incapacidad absoluta no es un proceso sencillo y requiere de un diagnóstico médico adecuado y la evaluación de un comité médico o legal. Además, la incapacidad absoluta no es una condición permanente, ya que en algunos casos la persona puede recuperarse y volver a trabajar.

Enfermedades incapacitantes sin solución

Existen diversas enfermedades que pueden causar una incapacidad permanente en las personas que las padecen, sin que hasta el momento se haya encontrado una solución definitiva para su tratamiento.

1. Esclerosis lateral amiotrófica (ELA): Esta enfermedad neurodegenerativa afecta a las células nerviosas encargadas de controlar los músculos voluntarios, lo que provoca una progresiva debilidad muscular y dificultades para hablar, tragar y respirar. A pesar de los avances en la comprensión de esta enfermedad, aún no se ha encontrado una cura definitiva.

2. Esclerosis múltiple (EM): La EM es una enfermedad crónica del sistema nervioso central que afecta principalmente al cerebro y la médula espinal. Los síntomas pueden variar ampliamente, pero incluyen fatiga, dificultades motoras y cognitivas, problemas de visión y alteraciones emocionales. Aunque existen tratamientos para controlar los síntomas y retrasar la progresión de la enfermedad, no se ha encontrado una cura.

lll➤   Cuánto cuesta una demanda por daños y perjuicios: una estimación.

3. Enfermedad de Parkinson: Esta enfermedad degenerativa afecta al sistema nervioso y se caracteriza por la pérdida de células nerviosas que producen dopamina, un neurotransmisor clave en el control del movimiento. Los síntomas incluyen temblores, rigidez muscular y dificultades para caminar y hablar. Aunque existen tratamientos que pueden aliviar los síntomas, no se ha encontrado una cura definitiva.

4. Esclerosis lateral primaria (ELP): Similar a la ELA, la ELP es una enfermedad neurodegenerativa que afecta a las células nerviosas encargadas de controlar los músculos voluntarios. Sin embargo, a diferencia de la ELA, la ELP no afecta a las células nerviosas responsables de los músculos respiratorios, lo que significa que la esperanza de vida suele ser más larga. Aunque se pueden utilizar tratamientos para controlar los síntomas, actualmente no existe una cura para esta enfermedad.

Estas son solo algunas de las enfermedades incapacitantes sin solución que afectan a muchas personas en todo el mundo. A pesar de los avances en la investigación médica, todavía queda mucho por descubrir y desarrollar en la búsqueda de tratamientos y curas para estas enfermedades devastadoras.

Enfermedades que son consideradas como incapacidad en 2023

En el año 2023, existen diversas enfermedades que son consideradas como incapacidad, lo que implica que las personas que las padecen tienen limitaciones para realizar ciertas actividades laborales. A continuación, se mencionarán algunas de estas enfermedades:

1. Enfermedades neurodegenerativas: Este tipo de enfermedades afectan al sistema nervioso y conllevan a la pérdida progresiva de funciones cerebrales. Ejemplos de estas enfermedades son el Alzheimer, el Parkinson y la esclerosis múltiple.

2. Enfermedades cardiovasculares: Las enfermedades del corazón también pueden ser consideradas como incapacidad. Esto incluye afecciones como la insuficiencia cardíaca, las enfermedades coronarias y los infartos.

3. Enfermedades respiratorias crónicas: Algunas enfermedades respiratorias, como el asma crónica, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la fibrosis pulmonar, pueden limitar la capacidad de una persona para realizar determinadas actividades laborales.

4. Enfermedades mentales: Las enfermedades mentales como la depresión mayor, el trastorno bipolar y la esquizofrenia, pueden ser consideradas como incapacidad si afectan de manera significativa la capacidad de una persona para trabajar.

5. Enfermedades musculoesqueléticas: Las enfermedades que afectan los músculos, huesos y articulaciones, como la artritis reumatoide, la osteoporosis y las hernias de disco, pueden limitar la movilidad y causar dolor crónico, lo que puede llevar a la incapacidad.

6. Enfermedades crónicas del sistema digestivo: Algunas condiciones como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y la enfermedad celíaca, pueden provocar síntomas graves y limitaciones en la alimentación, lo que puede afectar la capacidad de una persona para trabajar.

Es importante mencionar que la consideración de una enfermedad como incapacidad en el año 2023 puede variar según el país y las regulaciones específicas de cada uno. Por lo tanto, es fundamental consultar las leyes y políticas vigentes en cada lugar para obtener información precisa y actualizada sobre las enfermedades que son consideradas como incapacidad.

lll➤   Tiempo de baja laboral por bursitis: ¿Qué necesitas saber?

Incapacidad absoluta: ¿Cuándo es posible obtenerla?

La incapacidad absoluta es un tipo de incapacidad laboral que implica una limitación total y permanente para trabajar. Se considera que una persona tiene una incapacidad absoluta cuando no puede desempeñar ninguna actividad laboral, ni siquiera en un puesto adaptado a sus capacidades.

La incapacidad absoluta se otorga en casos de enfermedades o lesiones graves que impiden de manera definitiva el desarrollo de cualquier tipo de trabajo. Algunas de las situaciones que pueden dar lugar a la obtención de la incapacidad absoluta son:

1. Enfermedades crónicas o degenerativas: enfermedades como el cáncer, la esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson o la enfermedad renal crónica pueden generar una incapacidad absoluta si su evolución es grave y permanente.

2. Lesiones graves: traumatismos craneoencefálicos, amputaciones o parálisis pueden dar lugar a una incapacidad absoluta si afectan de manera irreversible la capacidad de realizar cualquier tipo de trabajo.

3. Discapacidades físicas o sensoriales: personas con discapacidades físicas o sensoriales graves que les impiden llevar a cabo cualquier actividad laboral pueden obtener la incapacidad absoluta.

4. Trastornos mentales severos: trastornos como la esquizofrenia, la bipolaridad o el trastorno límite de la personalidad pueden generar una incapacidad absoluta si afectan de manera significativa la capacidad de funcionamiento de la persona en cualquier ámbito laboral.

Para obtener la incapacidad absoluta, es necesario pasar por un proceso de evaluación médica y legal. Un equipo de profesionales evaluará el estado de salud y capacidad funcional de la persona, así como las posibilidades de rehabilitación o adaptación a un puesto de trabajo.

Es importante destacar que la incapacidad absoluta no implica necesariamente una invalidez total para todas las actividades de la vida diaria. Una persona con incapacidad absoluta puede llevar a cabo ciertas actividades cotidianas, aunque no pueda trabajar.

Si estás buscando información sobre las enfermedades que te pueden dar la incapacidad absoluta, te invitamos a contar con los servicios profesionales de nuestro despacho de abogados gestionado por Borja Fau. Nuestro equipo experto te brindará asesoramiento especializado en este ámbito legal. Puedes contactarnos a través de nuestro teléfono: 666555444. Estamos aquí para ayudarte en todo lo que necesites. No dudes en contactar con Loustau Abogados.