Si no hay testamento, ¿quién hereda?

Cuando una persona fallece sin dejar un testamento válido, se dice que ha fallecido «intestado». En este caso, la ley establece qué sucederá con los bienes y propiedades del difunto y quiénes serán los herederos.

En primer lugar, es importante destacar que la sucesión intestada varía según la legislación de cada país. Por lo tanto, es esencial consultar las leyes específicas de la jurisdicción correspondiente para comprender plenamente cómo se llevará a cabo la distribución de los bienes.

En general, en la mayoría de los países las leyes establecen un orden de preferencia para la sucesión intestada. Esto significa que los herederos más cercanos al fallecido tendrán prioridad sobre aquellos que estén más alejados en la línea de parentesco. Por lo tanto, los familiares directos, como cónyuges, hijos y padres, suelen ser los primeros en la línea de sucesión.

En el caso de un cónyuge sobreviviente, la legislación puede establecer que este tenga derecho a una parte específica de los bienes del difunto, independientemente de si hay hijos u otros parientes. Por ejemplo, algunas leyes otorgan al cónyuge el derecho a una parte igual de los bienes intestados, mientras que otras pueden asignar un porcentaje específico.

Si no hay cónyuge ni descendientes, los padres del fallecido suelen ser los siguientes en la línea de sucesión. Si los padres han fallecido previamente, los hermanos o sobrinos pueden tener derecho a heredar. En ausencia de familiares directos, el Estado puede convertirse en el heredero.

Es importante tener en cuenta que existen casos en los que se desconoce o no se puede determinar quiénes son los herederos legales. En estos casos, se pueden llevar a cabo procedimientos legales para determinar quién tiene derecho a la sucesión intestada. Estos procedimientos pueden implicar la búsqueda de parientes lejanos o incluso la contratación de investigadores genealógicos.

Distribución de herencia sin testamento

La distribución de la herencia sin testamento, también conocida como intestada, se refiere a la forma en que se reparten los bienes y propiedades de una persona fallecida cuando no dejó un testamento válido. En estos casos, es el sistema legal quien determina cómo se distribuirá la herencia.

En primer lugar, es importante mencionar que la distribución de la herencia sin testamento varía de acuerdo a las leyes de cada país y estado. Por lo tanto, es imprescindible consultar la legislación correspondiente para conocer los detalles específicos de cada caso.

Generalmente, cuando no hay un testamento, la herencia se divide entre los herederos legales según un orden establecido por la ley. Este orden generalmente se basa en la relación de parentesco con el fallecido y puede incluir a cónyuges, hijos, padres, hermanos, entre otros.

lll➤   Mujer casada tiene un hijo extramatrimonial en España

En muchas jurisdicciones, el cónyuge sobreviviente tiene derecho a una parte de la herencia, generalmente conocida como la porción conyugal. Esta porción puede variar según el lugar, pero suele ser una parte significativa de los bienes del fallecido.

En ausencia de un cónyuge sobreviviente, los hijos suelen ser los principales herederos. En este caso, la herencia se divide entre ellos en partes iguales. Si alguno de los hijos ha fallecido previamente, sus hijos (es decir, los nietos del fallecido) pueden tener derecho a su porción correspondiente.

Si no hay cónyuge ni descendientes directos, la herencia puede pasar a los padres del fallecido. En caso de que los padres ya hayan fallecido, los hermanos y otros parientes pueden ser considerados como herederos.

Es importante tener en cuenta que, en algunos casos, la ley puede excluir a ciertos familiares de la distribución de la herencia sin testamento. Por ejemplo, en algunos países, si el fallecido ha sido declarado culpable de un delito grave contra un miembro de su familia, puede quedar excluido de la sucesión.

Hijos sin testamento, ¿qué heredan?

Cuando una persona fallece sin dejar un testamento, se considera que ha fallecido «intestado». En este caso, la herencia se divide según las leyes de sucesión intestada del país en el que se encuentre.

En general, los hijos del fallecido tienen derechos sobre la herencia, independientemente de si existen otros herederos o no. La porción de la herencia que corresponde a los hijos puede variar según las leyes del país y la situación familiar específica.

En algunos casos, si el fallecido tiene un solo hijo, este puede heredar la totalidad de la herencia. Sin embargo, si hay más de un hijo, la herencia se dividirá entre ellos.

En muchos países, los hijos tienen una parte legítima de la herencia, que es una porción fija que tienen derecho a recibir. Esta porción puede ser igual para todos los hijos o puede variar según el número de hijos y otras circunstancias.

Además de la porción legítima, los hijos también pueden tener derecho a recibir una parte de la herencia denominada «porción de libre disposición». Esta porción es aquella que el fallecido puede dejar a quien desee, sin estar sujeta a las reglas de la herencia intestada.

Es importante tener en cuenta que los hijos también pueden renunciar a su parte de la herencia si así lo desean. En este caso, su parte se distribuirá entre los demás herederos legales.

Consecuencias de morir sin testamento

Cuando una persona fallece sin dejar un testamento, se dice que muere «intestada». Esta situación puede acarrear una serie de consecuencias legales y financieras para los herederos y familiares del fallecido.

1. Desconocimiento de la voluntad del fallecido: Al no haber un testamento que indique cómo se deben repartir los bienes y propiedades del fallecido, puede haber incertidumbre sobre cuál era su voluntad real. Esto puede generar conflictos y disputas entre los posibles herederos.

lll➤   ¿Qué porcentaje se paga en el impuesto de sucesiones?

2. Intervención de un juez: Ante la falta de un testamento, es necesario que un juez intervenga para determinar cómo se distribuirán los bienes y quiénes serán los herederos. Esto implica un proceso legal más complicado y costoso, ya que se requiere la contratación de abogados y la presentación de pruebas para demostrar la relación de parentesco con el fallecido.

3. División de los bienes según la ley: En ausencia de un testamento, la ley establece cómo se deben distribuir los bienes del fallecido. Esto puede no coincidir con las preferencias o deseos del fallecido, lo que puede generar frustración y descontento entre los herederos.

4. Retraso en la distribución de los bienes: El proceso legal de determinar la distribución de los bienes puede llevar mucho tiempo, lo que retrasa la entrega de los mismos a los herederos. Esto puede ser especialmente problemático si hay necesidades económicas urgentes que deben ser cubiertas.

5. Pago de impuestos más altos: En algunas jurisdicciones, los bienes heredados sin un testamento pueden estar sujetos a impuestos más altos. Esto puede representar una carga financiera adicional para los herederos, reduciendo la cantidad de bienes que finalmente recibirán.

6. Disposición de los bienes según la ley de sucesiones: En la mayoría de los casos, los bienes de una persona fallecida sin testamento se distribuirán entre sus familiares más cercanos, como cónyuge, hijos, padres o hermanos. Esto puede resultar en una distribución desigual de los bienes, ya que no se tienen en cuenta las relaciones personales o afectivas del fallecido.

Si te encuentras interesado en el tema de «Si no hay testamento, ¿quién hereda?» te invitamos a contratar los servicios profesionales del despacho de abogados gestionado por Borja Fau. Nuestro equipo de expertos en derecho sucesorio te brindará la orientación necesaria para resolver todas tus dudas. No dudes en contactarnos a través del teléfono 678486927 o haciendo clic en el siguiente enlace: contactar con Loustau Abogados. Estaremos encantados de ayudarte en todo lo que necesites.