Normativa de salida de humos en la Comunidad de Madrid




En la Comunidad de Madrid, la normativa de salida de humos está regulada por diferentes leyes y ordenanzas que buscan garantizar la seguridad y la calidad del aire en los espacios urbanos. Estas normas son de vital importancia tanto para los edificios residenciales como para los establecimientos comerciales y de restauración.

En primer lugar, es necesario destacar que la normativa de salida de humos tiene como objetivo evitar la contaminación ambiental y proteger la salud de los ciudadanos. Para ello, se exige que los edificios cuenten con sistemas de extracción de humos eficientes que cumplan con los requisitos técnicos y las normas de seguridad establecidas.

En la Comunidad de Madrid, la normativa específica que regula las salidas de humos es la Ordenanza de Salubridad e Higiene Pública, que establece las condiciones y requisitos para la instalación, mantenimiento y uso de los sistemas de extracción de humos en los edificios. Esta normativa establece, por ejemplo, la altura mínima a la que deben situarse las chimeneas de extracción y las distancias de seguridad con respecto a ventanas y balcones.




Además, esta ordenanza también establece la obligación de obtener una licencia municipal para la instalación de los sistemas de extracción de humos, así como para cualquier modificación o ampliación posterior. Esta licencia es otorgada por el Ayuntamiento correspondiente y es necesario cumplir con todos los requisitos y normas establecidas para obtenerla.

Es importante tener en cuenta que la normativa de salida de humos también puede variar dependiendo del tipo de actividad que se realice en el edificio. Por ejemplo, los establecimientos de restauración suelen tener requisitos más estrictos en cuanto a la instalación de sus sistemas de extracción de humos, debido a la generación de vapores y olores que pueden afectar a los vecinos.

Salida de humos: obligatoria en ciertos casos

La salida de humos es un elemento indispensable en ciertos casos, especialmente en aquellos establecimientos que generan vapores, humos o gases producto de su actividad, como restaurantes, bares, cocinas industriales, entre otros.

Esta instalación tiene como objetivo principal evacuar los humos y gases generados en el interior de un local hacia el exterior, evitando así la acumulación de contaminantes y mejorando la calidad del aire en el entorno.

La normativa establece que la salida de humos es obligatoria en aquellos establecimientos que superen ciertos niveles de emisión de contaminantes, o que puedan generar olores o humos molestos para los vecinos.

Entre los casos más comunes donde se requiere una salida de humos obligatoria se encuentran los siguientes:

1. Restaurantes y bares: Estos establecimientos suelen contar con cocinas donde se preparan alimentos, lo cual genera humos y olores que deben ser evacuados adecuadamente.

lll➤   El derecho al descanso de los vecinos: una necesidad prioritaria.

2. Cocinas industriales: En empresas dedicadas a la producción de alimentos a gran escala, como fábricas de pan, pastelerías o industrias de procesamiento de alimentos, se requiere una salida de humos para garantizar la correcta ventilación y eliminar los gases y vapores generados durante el proceso.

3. Locales de ocio: Discotecas, salas de conciertos y otros espacios de entretenimiento suelen contar con sistemas de extracción de humos para garantizar una adecuada calidad del aire y evitar la acumulación de humo en el interior.

Es importante destacar que la instalación de una salida de humos debe realizarse de acuerdo con las normas y reglamentos vigentes, que varían según la localidad y el tipo de establecimiento. Además, es necesario contar con el asesoramiento de un técnico especializado en la materia para garantizar una correcta ejecución de la instalación.

Importante medida de sobresalida de tubo de chimenea

La medida de sobresalida de un tubo de chimenea es un aspecto crucial a tener en cuenta al instalar un sistema de calefacción o chimenea. Esta medida se refiere a la distancia que debe haber entre el final del tubo de la chimenea y cualquier estructura o material combustible cercano.

La importancia de esta medida radica en la seguridad y eficiencia del sistema de calefacción. Si el tubo de la chimenea no cuenta con la suficiente sobresalida, existe un riesgo de que el calor generado por la chimenea pueda dañar materiales cercanos, como paredes, techos o muebles. Además, una sobresalida inadecuada puede causar un mal funcionamiento del sistema, lo que puede llevar a una mala combustión y a la producción de gases tóxicos.

Para determinar la medida de sobresalida adecuada, se deben tener en cuenta varios factores. En primer lugar, es importante consultar las regulaciones y códigos de construcción locales, ya que estos suelen establecer las medidas mínimas de sobresalida. Estas regulaciones pueden variar dependiendo del tipo de sistema de calefacción y del material de construcción de las estructuras cercanas.

Además de las regulaciones locales, también se deben considerar las recomendaciones del fabricante del sistema de calefacción o chimenea. Estas recomendaciones suelen tener en cuenta el tipo de combustible utilizado, la potencia del sistema y otros factores específicos del equipo.

En general, se recomienda una medida de sobresalida de al menos 18 pulgadas (45 centímetros) entre el final del tubo de la chimenea y cualquier material combustible. Sin embargo, esta medida puede variar según las regulaciones y recomendaciones mencionadas anteriormente.

Es importante tener en cuenta que la medida de sobresalida se refiere al espacio libre entre el tubo de la chimenea y las estructuras cercanas, por lo que también se debe considerar la instalación de protectores contra incendios, como placas de protección térmica, para evitar el contacto directo entre el tubo y los materiales combustibles.

lll➤   Qué pasa si una finca no está registrada?

Altura recomendada para chimenea de extracción de humos y vahos

La altura recomendada para una chimenea de extracción de humos y vahos varía dependiendo de varios factores. Estos factores incluyen el tipo de instalación, el tipo de combustible utilizado y las regulaciones locales de construcción y seguridad.

En general, se recomienda que la chimenea tenga una altura suficiente para permitir una buena dispersión de los humos y vahos. Esto ayuda a evitar la acumulación de gases tóxicos en el área y reduce los riesgos de incendios y explosiones.

En el caso de las chimeneas de extracción de humos de estufas o calderas de combustibles sólidos, como leña o carbón, se recomienda que la chimenea tenga una altura mínima de 4 metros. Esto ayuda a crear un buen tiraje para que la combustión sea eficiente y los humos se dispersen correctamente.

Para las chimeneas de extracción de humos de calderas de gas o de combustibles líquidos, como el gasóleo o el gas natural, la altura recomendada puede variar. En estos casos, es importante consultar las regulaciones locales y seguir las recomendaciones del fabricante del sistema de extracción.

Además de la altura, también es importante considerar otros aspectos de la instalación de la chimenea, como el diámetro de la misma y la ubicación de la salida de humos. Estos factores también pueden afectar el rendimiento y la eficiencia del sistema de extracción.

Si estás interesado en conocer la normativa de salida de humos en la Comunidad de Madrid y necesitas asesoramiento legal, te recomendamos contratar los servicios profesionales de Loustau Abogados, un despacho gestionado por Borja Fau. Ellos cuentan con amplia experiencia en temas relacionados con normativas y podrán brindarte la asistencia necesaria. No dudes en contactarlos a través del teléfono 666555444. Para más información, puedes contactar con Loustau Abogados.