Cómo se reparte una herencia en Galicia: guía completa




En Galicia, al igual que en el resto de España, la distribución de una herencia se rige por las leyes establecidas. Es importante tener en cuenta que en Galicia existe un régimen jurídico propio denominado Derecho Civil de Galicia, que se aplica en caso de sucesiones en esta comunidad autónoma.

El primer paso para repartir una herencia en Galicia es determinar si el fallecido dejó testamento o no. En caso de haber testamento, se seguirán las indicaciones establecidas en él. Si no hay testamento, se aplicará la ley de sucesiones intestadas.

En Galicia, el patrimonio del fallecido se divide en tres partes: una tercera parte de libre disposición, una tercera parte de mejora y una tercera parte de legítima estricta. La tercera parte de libre disposición es aquella que el fallecido puede dejar a quien desee, sin tener en cuenta las legítimas de los herederos forzosos. La tercera parte de mejora es aquella que el fallecido puede destinar a alguno de sus herederos forzosos, con el objetivo de mejorar su porción hereditaria. Y la tercera parte de legítima estricta es la porción que se reparte entre los herederos forzosos, que son los descendientes, ascendientes y cónyuge del fallecido.




En cuanto a los herederos forzosos, en Galicia se establece un orden de prelación en el reparto de la herencia. En primer lugar, tienen derecho a heredar los hijos y descendientes del fallecido. En caso de que no existan, le sigue el cónyuge viudo. Si tampoco hay cónyuge viudo, tienen derecho a heredar los ascendientes del fallecido. Y en caso de no existir ninguno de los anteriores, le corresponderá la herencia a los hermanos y sobrinos del fallecido.

Es importante destacar que en Galicia existe la figura de la «herencia diferida», que permite a los herederos tomar posesión de los bienes heredados sin necesidad de liquidar el impuesto de sucesiones de forma inmediata. Esto puede resultar beneficioso para los herederos, ya que les da un plazo para reunir los fondos necesarios y evitar posibles problemas de liquidez.

Reparto de herencia en Galicia

El reparto de herencia en Galicia se rige por el Código Civil Español y por las leyes autonómicas gallegas. En este proceso se determina la forma en que se distribuirán los bienes y derechos de una persona fallecida entre sus herederos.

En primer lugar, es necesario realizar un inventario de los bienes y deudas del fallecido, así como de los posibles legados y legítimas que haya dejado establecidos en su testamento. Este inventario debe ser detallado y preciso, para evitar conflictos entre los herederos.

Una vez realizado el inventario, se procede al reparto de la herencia. En Galicia, se establece la figura del contador-partidor, que es una persona designada por los herederos o por el juez para llevar a cabo este reparto. El contador-partidor se encargará de valorar los bienes, deudas y legados, y de distribuirlos equitativamente entre los herederos.

Es importante destacar que en Galicia existe el derecho de acrecer, que permite que si uno o varios herederos renuncian a su parte de la herencia, esa parte se añada a la de los demás herederos. Esto busca evitar que queden bienes sin dueño y asegurar que se respeten las voluntades del fallecido.

lll➤   Cómo repartir acciones en una herencia de manera justa

En cuanto a las legítimas, en Galicia se establece que los herederos forzosos tienen derecho a una parte de la herencia que no puede ser privada. Estas legítimas son: la legítima estricta, que corresponde a los hijos y descendientes; y la legítima amplia, que corresponde al cónyuge viudo.

En el caso de que no exista testamento, se aplicará el régimen legal de sucesión intestada, que establece un orden de preferencia entre los herederos según su parentesco con el fallecido.

División de herencia entre herederos: paso a paso

Cuando una persona fallece y deja bienes y propiedades, es necesario llevar a cabo la división de herencia entre los herederos. Este proceso puede ser complejo y conlleva una serie de pasos que deben seguirse adecuadamente. A continuación, se presenta una guía paso a paso de cómo llevar a cabo esta división:

1. Identificación de los herederos: Lo primero que se debe hacer es identificar a todas las personas que tienen derecho a heredar. Esto puede incluir hijos, cónyuges, padres, hermanos u otros familiares, dependiendo de las leyes de su país.

2. Inventario de los bienes: Una vez identificados los herederos, es necesario realizar un inventario de todos los bienes y propiedades que forman parte de la herencia. Esto puede incluir inmuebles, vehículos, cuentas bancarias, inversiones, joyas, entre otros.

3. Valoración de los bienes: Después de realizar el inventario, es necesario asignar un valor a cada uno de los bienes. Esto puede requerir la ayuda de un tasador profesional o experto en el campo.

4. Deudas y obligaciones: Antes de proceder a la división de la herencia, es importante tener en cuenta las deudas y obligaciones que pudiera tener el fallecido. Estas deben ser pagadas antes de repartir los bienes entre los herederos.

5. Acuerdo entre los herederos: Una vez identificados los bienes, valorados y liquidadas las deudas, los herederos deben llegar a un acuerdo sobre cómo se va a realizar la división. Esto puede hacerse de forma amistosa o a través de un mediador o abogado si hay desacuerdos.

6. Redacción del convenio: Una vez que se llega a un acuerdo, es necesario redactar un convenio de división de herencia que establezca cómo se distribuirán los bienes entre los herederos. Este documento debe ser firmado por todos los interesados y puede requerir la intervención de un notario.

7. Entrega de los bienes: Una vez firmado el convenio, se procede a la entrega de los bienes a cada uno de los herederos según lo acordado. Esto puede implicar la transferencia de títulos de propiedad, el cambio de nombre en cuentas bancarias, entre otros trámites.

8. Registro de la nueva titularidad: Finalmente, es necesario realizar los trámites correspondientes para registrar la nueva titularidad de los bienes a nombre de los herederos. Esto puede incluir la inscripción en el registro de la propiedad, la actualización de documentos legales, entre otros.

lll➤   La sucesión de descendientes en línea recta, un análisis profundo.

Es importante tener en cuenta que este proceso puede variar dependiendo de las leyes y regulaciones de cada país. Además, en casos más complejos, puede ser necesario contar con la asesoría de un abogado especializado en sucesiones y herencias.

Orden de la herencia: ¿cómo funciona?

El orden de la herencia es el proceso legal mediante el cual se determina la distribución de los bienes y propiedades de una persona fallecida entre sus herederos legales. Este proceso se rige por las leyes de cada país, las cuales establecen una serie de reglas y procedimientos a seguir.

En general, el orden de la herencia se basa en la existencia de un testamento válido y en la ausencia del mismo. Si el fallecido dejó un testamento, este documento será el punto de partida para determinar la distribución de sus bienes. En caso contrario, se aplicarán las reglas establecidas por la ley de su país.

En la mayoría de los países, el cónyuge o pareja de hecho sobreviviente tiene derecho a una parte de la herencia, conocida como la legítima. Esta legítima suele ser una porción determinada de los bienes del fallecido y puede variar según la legislación vigente. Además, existen otros posibles herederos, como los hijos y descendientes, los padres y ascendientes, los hermanos y colaterales, y en algunos casos, los sobrinos y otros parientes más lejanos.

El orden de preferencia para la herencia suele ser el siguiente:

1. Cónyuge o pareja de hecho sobreviviente.
2. Hijos y descendientes.
3. Padres y ascendientes.
4. Hermanos y colaterales.
5. Sobrinos y otros parientes más lejanos.

Es importante destacar que, en algunos casos, el orden de preferencia puede variar dependiendo de la legislación del país y de las circunstancias específicas de cada caso. Por ejemplo, si no hay descendientes, los padres pueden heredar, y si no hay padres, los hermanos pueden ser los herederos.

Una vez determinado quiénes son los herederos legales, se procede a la partición de la herencia, es decir, a la distribución de los bienes entre ellos. En este proceso, se pueden tener en cuenta las preferencias y deseos del fallecido, siempre y cuando no vayan en contra de las leyes establecidas.

Si te encuentras interesado en conocer cómo se reparte una herencia en Galicia, te recomendamos contratar los servicios profesionales de Loustau Abogados, un despacho gestionado por Borja Fau. Ellos cuentan con la experiencia y conocimientos necesarios para asesorarte en este proceso tan importante. No dudes en contactarlos a través de su teléfono 666555444 y obtener una guía completa sobre el tema.